jueves, 1 de agosto de 2013

DISFRUTA DEL AGUA Y EVITA LOS RIESGOS

En los meses de verano una forma de combatir el calor es asistiendo a  las piscinas y a  las zonas de baño naturales continentales (ríos, embalses, etc.) existentes en nuestra Comunidad Autónoma de Aragón. Para que el baño en las mismas no suponga riesgo existen dos programas de control sanitario en las Secciones de Sanidad Ambiental de la Dirección General de Salud Pública:el Programa de control sanitario de piscinas y el Programa de vigilancia y control de calidad de las aguas de baño.
El Programa de control sanitario de piscinas tiene como objetivo garantizar las condiciones higiénico-sanitarias de las piscinas de uso público; entendiendo por piscina la zona constituida exclusivamente por el vaso o los vasos existentes en la misma y la superficie o playas que lo circundan, destinadas al baño o a la natación, así como las instalaciones necesarias para garantizar su correcto funcionamiento.
La Dirección General de Salud Pública, a través de los Servicios Provinciales, realizó 3.580 inspecciones para comprobar el estado sanitario de 1.283 piscinas de uso público de toda la Comunidad Autónoma y controlar la calidad de las aguas durante 2012. En esos controles se efectuaron análisis en 554 muestras, encontrando en un 14,62 % de las mismas contaminación microbiológica y el 39,94 % de las actas de inspección reflejó alguna deficiencia, iniciándose 32 expedientes administrativos. Los parámetros físico-químicos que más se incumplen están relacionados con las cantidades de cloro y/o pH.
Estas actividades de inspección forman parte del programa en el que también se incluyen el procedimiento de autorización previa para la apertura inicial de las piscinas y las que han sufrido ampliación o reformas, la notificación de reapertura previa en el resto de instalaciones y la organización de cursos de formación para los encargados del mantenimiento de las instalaciones. 
Desde la Dirección General de Salud Pública se recuerda a los usuarios de estas instalaciones las normas de seguridad e higiene adecuadas: la necesidad de ducharse antes de entrar al agua, no zambullirse de golpe especialmente después de haber estado expuesto al sol durante un periodo prolongado de tiempo, no acceder a las zonas de playa y vasos con ropa y calzado de calle, y evitar que haya desperdicios dentro del recinto de dichas zonas. También es importante que los bañistas mantengan un comportamiento cívico adecuado. Para  facilitarlo se elaboran y distribuyen carteles sobre primeros auxilios y educación sanitaria para los usuarios. A la hora de estar al aire libre no hay que olvidar las recomendaciones de protección solar, evitando tomar el sol en las horas centrales del día ya que es cuando los rayos solares son más agresivos para la piel, utilizar camisetas, sombreros y gafas de sol, y utilizar cremas solares de con factor de protección 15 o superior.

El Programa de vigilancia y control de calidad de las aguas de baño tiene como objetivo garantizar la calidad sanitaria del agua de baño en las zonas de baño naturales ( ríos, embalses, etc.) de nuestra Comunidad Autónoma, con el fin de proteger la salud de los bañistas. En Aragón actualmente, hay 13 zonas de baño y durante la temporada de baño, periodo durante el cual es previsible una afluencia importante bañistas y que en Aragón se desarrolla durante los meses de julio y agosto, se controla la calidad del agua de baño y las características de las playas; realizando sobre las mismas una vigilancia ocular sobre la limpieza, higiene y salubridad. La calidad del agua de baño se mide mediante indicadores de contaminación microbiológica, durante la temporada 2012 las 13 zonas de baño tuvieron la siguiente calificación: Excelente 6; Buena 5; Suficiente 1; Insuficiente 1. Toda la información relativa a las aguas y zonas de baño está disponible en acceso al ciudadano en la aplicación NÁYADE ( Sistema de Información Nacional de Aguas de Baño) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.